Relato erótico - llena por completo

Relato erótico - llena por completo

 (0)    0

Hay quien dice que más es mejor, yo estoy de acuerdo con eso. Cuando digo “Más” no me refiero al tamaño o al grosor del miembro masculino, porque en este caso el más no es del todo placentero. Luego de haber probado especímenes muy bien dotados, me di cuenta de que eso no es exactamente lo que se dice mejor que tener dentro un pene promedio. No. Cuando digo más, me refiero a más de un pene a la vez, que me hagan sentir llena por completo.

            Soy una mujer voraz, con un apetito y un deseo que, una vez despiertos, es muy difícil apagarlos. Estando en mis años más jóvenes, disfrutando de la soltería, pude comprobar en varias ocasiones que estar con más de un hombre era para mí un deleite. Coito y sodomía a la vez, dos penes entrando y saliendo de mis orificios mientras mi boca y mis orejas están ocupadas siendo engullidas por las bocas de los hombres que se dan a la tarea de hacerme sentir llena por completo. En contadas ocasiones tuve tres buenos penes para llenarme por completo, pero con el tercero se hace un poco más difícil todo. Siendo penetrada por ambos orificios hace que me abandone tanto al placer que ya la felación que realizo deja de ser profesional. En vez de una buena felación, termino siendo follada por la boca, que también disfruto, pero no tanto como engullir…

            Así que dos es un número perfecto para mí. Pero a pesar de que desde muy temprana edad he sido consciente de mis preferencias, no es algo que se pueda compartir con todo el mundo. En pleno siglo XXI nos encontramos en una sociedad que no termina de dejar de ser puritana y que una mujer disfrute de más de un hombre a la vez sigue siendo tabú, algo innombrable al momento de tener una pareja estable. Por eso me he visto obligada a ocultar esta preferencia, este deseo perenne de estar llena por completo en frente de mis parejas.

            He tenido tres parejas de años. A los tres les he insinuado que me gustaría ser compartida durante un encuentro, pero todos no han presentado más que negativa. Esto no ha hecho otra cosa que dejarme insatisfecha, deseosa. El único consuelo que es recibido es usar juguetes al momento del encuentro. Un plug, un consolador con forma de pene para introducir en mi entrepierna o tenerlo en la boca. Cualquier cosa que me haga sentir llena por completo. Bueno, no cualquier cosa… porque hace poco encontré la solución a mi problema: el dildo realístico de RealRock. Un juguete que simula dos penes de tamaño y proporción perfecta, con una base para mantenerlos firmes y duros.

            Solo los lleno hasta el tope de lubricante, los coloco en una superficie plana y me doy a mí misma lo que ningún hombre hasta ahora ha querido darme. Bueno, admitiré que hay ocasiones en que me porto mal y me escapo para encontrarme con más de un amante para que me tomen en medio de sus brazos. Para que me tomen por delante y por detrás. Me compartan, me disfruten y se extasíen de mi cuerpo. Que mi sexo, mi ano y mi boca sean el plato por el qu dos grande especímenes de hombre se peleen y terminen por compartir. Estar llena por completo, ser penetrada hasta al final y, como es de esperar, tener un increíble orgasmo que me haga abandonarme a tan delicioso placer.

 (0)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Captcha