Me gusta más por detrás

Me gusta más por detrás

 (0)    0

  SEXO

Desde que tengo memoria, siempre me ha gustado hacerlo por detrás.

                  No con esto me refiero a que la forma tradicional de tener sexo sea aborrecible para mí. De hecho, varios delos mejores encuentros que he tenido, se han centrado netamente en el coito. Pero en mi opinión, el coño es algo más romántico. Esos encuentros han sido increíbles, plagados de amor y pasión pero no de vicio. En cambio, hacerlo por detrás, me hace sentir mala, sucia, viciosa. Que estoy rompiendo las reglas y a mí me encanta ser rebelde.

                  Hay algunos hombres con los que me dedico a tener una relación emocional. El sexo es bastante convencional y el desenfreno no se apodera de nosotros, puesto que todo es bastante regulado. Pero hay otros hombres con los que pierdo el control. Esos que tienen la misma cuota de maldad dentro que tengo yo. Esos que al besar sabes que están hambrientos de tu cuerpo y que no pararán hasta estar satisfechos. Hombres viciosos, los mismos que disfrutan profanar y sodomizar. Conocí a tantos hombres así a lo largo de mi vida, que hacerlo por detrás terminó por convertirse en mi platillo favorito a ser servido.

                  Pero no siempre me gusta disfrutar en compañía de otra persona. Ningún hombre puede proporcionarme placer de la forma en que yo misma lo hago. Ningún hombre me tocará con unas manos tan suaves y tan expertas como las mías. Ningún hombre sabrá como introducirse dentro de mí, de la misma forma en que yo introduzco mis dedos o algún juguete. Y por último, ningún hombre me dará un orgasmo como los que yo me doy cuando me follo por detrás.

                  Para hacerlo, siempre he preferido usar dildos comunes, en forma de pene o con forma fálica sobre los cuales me siento o introduzco en mí mientras me retuerzo de gozo por la sensación que esto me produce. Pero hace poco, descubrí un implemento que ha hecho que esas sesiones en solitario haciéndolo por detrás sean increíblemente placenteras. Y esos son los manguitos de dedos anal fantasy.

Este increíble juguete consta de dos cubiertas de plástico con una forma especial para ser introducidas especialmente por detrás. Lo verdaderamente increíble es la textura que tiene el plástico, que puede ser de anillos alrededor de juguete o de pequeñas púas que se froten en contra de las paredes generando una sensación increíble.

Para usarlo, me relajo, apago las luces y coloco música sexy. Usando el lubricante que viene en el empaque, me voy excitando. Me toco en aquellas zonas que solo yo puedo alcanzar y que me gustan más que nada. Me acaricio, me beso a mí misma, paso mi lengua por los sitios que alcanzo y lleno de saliva los sitios que no, mientras me froto con gusto. Cuando ya estoy a tope, coloco uno de los juguetes en mi dedo índice, lo lleno de lubricante y con cuidado me lo meto dentro, hasta que lo siento completo hasta el fondo. Abro las piernas, echo la cabeza hacia atrás y me abandono al placer que supone meterme eso por detrás. Va a mi ritmo, toca los sitios que a mí más me gustan, me folla como ningún hombre podría. Me follo a mí misma y me doy un orgasmo como ningún hombre podría hacerlo.

 (0)    0

Su comentario ha sido enviado con éxito. Gracias por comentario!
Deja un comentario
Captcha